La importancia de detectar la contaminación por micoplasma

Crecimiento de cultivo celular comparado con contaminado con micoplasma

Los expertos en cultivo celular no se ponen de acuerdo: qué porcentaje de los cultivos celulares usados en el mundo están contaminados por micoplasma. Sólo se ponen de acuerdo en que son muchos. Y hay estimaciones que van desde un 20% de los cultivos en uso contaminados, hasta un 85% las más pesimistas. Un porcentaje muy elevado teniendo en cuenta el efecto que tiene sobre el crecimiento de los cultivos celulares.

Según algunas estimaciones, el 85% de los cultivos celulares del mundo están contaminados por micoplasma

Los micoplasmas son pequeñas células procariotas (de 0,3 a 0,5 μm de diámetro) sin pared celular y que sólo son capaces de crecer en medios muy concretos. Las especies que aparecen más habitualmente como contaminantes en cultivos celulares son de los géneros Mycoplasma: M. orale, M. hyorhinis y M. arginini y Acholeplasma, A. laidlawii. El Mycoplasma orale, procedente de humanos, es la especie que con mayor prevalencia se encuentra en los cultivo celulares. Es una especie frecuente en la cavidad bucal y la garganta de los humanos y, probablemente, la contaminación se inicia por contagio de los profesionales que manipulan los cultivos. El resto de especies citadas se encuentran en cerdos, ganado ovino, bovino y roedores, y muchas de estas contaminaciones provienen del suero animal contaminado y de tripsina de cerdo contaminada.

¿Por qué hay tanta contaminación por micoplasma? porque su detección no es evidente en el cultivo

En un artículo anterior, sobre “El misterio del suero en el cultivo celular”, comentamos la importancia del suero y cómo afecta a la variabilidad del mismo al crecimiento de los cultivos y su salud. También durante muchos años ha sido una fuente constante de contaminación por micoplasma en los cultivos celulares. Actualmente la mayoría de proveedores de suero para cultivo celular lo ofrecen libre de micoplasma y someten todos sus sueros a estrictos controles de calidad. Entonces ¿por qué hay tanta contaminación por micoplasma? porque la detección de la contaminación por micoplasma no es evidente en el cultivo.

Sin embargo, como podemos ver en el gráfico anterior, pueden tener un efecto muy importante sobre la tasa de crecimiento, y por lo tanto se requiere que estemos atentos. Es muy recomendable, y poco frecuente, establecer métodos de control de los cambios en la tasa de crecimiento y realizar controles periódicos para detectar la presencia de micoplasmas en los cultivos. Además de alterar la tasa de crecimiento celular, la presencia de micoplasmas puede modificar los patrones enzimáticos, modificar la composición de la membrana celular e, incluso, producir alteraciones cromosómicas.

Es recomendable tener un sistema de control de alteraciones en el crecimiento y de detección de micoplasmas

Debemos establecer controles periódicos para descartar la presencia de micoplasmas, sistematizando el uso de alguno de los métodos de detección actualmente disponibles: cultivo específico, técnicas de microscopía con tinción de ADN, métodos bioquímicos o métodos de biología molecular de detección por PCR.

En una próxima ocasión haremos una recopilación de los métodos que existen, sus ventajas e inconvenientes. Por ahora nuestra recomendación es no ignorar esta amenaza y tomar medidas para prevenirla.

La importancia de detectar la contaminación por micoplasma
Tagged on:                     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *